Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información

En la jubilación del Profesor Titular de Universidad, D. Luis Castresana Estrada, Ingeniero de Montes de Honor

21/03/2018

A últimos del mes de agosto del 2017, el Profesor Luis Castresana Estrada abandonaba su vida activa laboral para pasar a la de jubilado. Valgan estas líneas para recordar su trayectoria profesional hasta esa fecha, tanto en el campo de la investigación como en el de la docencia. Digo hasta esa fecha, porque continúa en el escenario académico como Profesor Emérito, condición que obtuvo en el mes de julio de ese 2017, al superar los requisitos establecidos por los distintos Órganos Colegiados de la Universidad Politécnica de Madrid.

Conocí a Luis en el año 1974, cuando me incorporé al Departamento de Protección Vegetal del Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias (INIA), casi justo al mismo tiempo que él. Debíamos compartir trabajo en el Laboratorio de Entomología, intentando resolver los problemas ocasionados por los insectos en los vegetales. Desde esa época hasta la actualidad, salvo un pequeño periodo de tiempo, continuamos colaborando, forjándose, así, una gran y buena amistad entre ambos.

Luis obtuvo el título de Ingeniero Agrónomo en 1972 y el de Doctor Ingeniero Agrónomo en 1986. Después de su paso por la Delegación Provincial de Pontevedra del Instituto de Reforma y Desarrollo Agrario (IRYDA) y de su extensa etapa en el INIA, pasando por el Departamento de Protección Vegetal y por el Departamento de Sanidad Animal, fue contratado como Profesor Titular de Universidad Interino de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes de Madrid en octubre de 1990, superando las pruebas de funcionariado en marzo de 1994.

De esta forma, inició su etapa docente impartiendo los programas de las asignaturas de Zoología y Entomología, la cual estuvo repleta de éxitos, como demostraron las evaluaciones que los alumnos emitían cada curso académico. Además, intervino como profesor en numerosos cursos y seminarios relacionados con diversas temáticas, tales como, entre otras, la gestión y manejo de la fauna salvaje, la lucha biológica contra las plagas, la conservación y aprovechamiento de humedales y la preparación de material biológico.

En cuanto a su actividad investigadora, decir que intervino en 33 Proyectos de investigación, de los que destacaría los llevados a cabo en los Montes del Estado de Lugar Nuevo y Selladores-Contadero de la provincia de Jaén, sobre entomoparásitos de Ungulados salvajes, y en los bosques del Departamento de Santiago del Estero de Argentina, sobre Insectos Coleópteros xilófagos, importantes plagas del algarrobo y del quebracho colorado. Estos últimos, gracias a la subvención proporcionada por la Subdirección General de Cooperación Internacional.

Todo ello, sin olvidar las inestimables labores que realizó como becario en la Estación de Zoología y de Lucha Biológica del INRA (Institute National de la Recherche Agronomique), ubicada en la ciudad francesa de Antibes, estimando, mediante ensayo, las poblaciones de Aleuródidos para su control biológico, y en el Laboratorio de Faunística del CNRA (Centre National de la Recherche Agronomique) de Versalles, investigando la taxonomía de los Aleuródidos.

Sus trabajos dieron lugar, por una parte, a 70 publicaciones, y, por otra parte, a la presentación de comunicaciones y carteles en 20 Congresos, tanto nacionales como internacionales.

Se puede decir, sin temor a equivocación, que Luis ha destacado en la indagación y, en numerosos casos, en la resolución de la problemática causada por insectos succionadores pertenecientes al Orden Homoptera, y en el estudio del ciclo biológico de los dípteros y platelmintos trematodos causantes de importantes enfermedades en los ciervos, gamos y corzos. En cuanto a los primeros, recordar el importante trabajo que llevó a cabo con los pulgones de las coníferas en la Sierra de Baza granadina y , en cuanto a los segundos, no echar en olvido la primera cita en España, año 2001  , del “gusano de la garganta” del corzo, Cephenemyia stimulator, la obtención de adultos en laboratorio del “gusano de la garganta del ciervo”, Pharyngomyia picta, la captura en campo de dos ejemplares adultos de Hypoderma diana, el “barro” del ciervo, y el seguimiento de la bionomía de Lymnaea truncatula, hospedante primario de la “duela del hígado del cordero”, Fasciola hepática, presente en el hígado del ciervo. Sin dejar al lado los buenos resultados obtenidos con el estudio de los microorganismos y determinados parásitos artrópodos que afectan a la salud el jabalí, de la biodiversidad de la lepidopterofauna del Monte Quintos de Mora, y de la entomofauna del Monte Lugar Nuevo.

Como no podía de otra manera, su excelente labor profesional le hizo merecedor de ciertas distinciones, como lo fueron el XXVI Premio del Libro Agrario 1997, por su colaboración en la voluminosa obra Zootecnia: Bases de Producción Animal; el Premio al Mejor Libro de Texto de la Fundación General de la Universidad Politécnica de Madrid del año 2000, por su colaboración en el libro Entomología Agroforestal; la medalla de la Universidad Politécnica de Madrid, por sus 25 años de servicio; y el nombramiento de Ingeniero de Montes de Honor, año 2016, en la Escuela de Montes de Madrid, distinción que demuestra, sin duda alguna, su integración en el campo disciplinar forestal.

Actualmente, Luis continúa, con idéntico espíritu e ilusión, impartiendo conferencias a los alumnos que desembarcan en la Escuela por vez primera, manteniendo su atención con atractivos y sabios comentarios sobre temas entomológicos. Actividad que seguirá con ella, sin duda alguna, por mucho tiempo.

Antonio Notario

Noticias