En busca del caballo ideal (2)

Aspectos generales

Si en el anterior artículo, además de exponer nuestra intención en esta “búsqueda del caballo ideal”, nos dedicábamos a señalar los elementos comunes al conjunto de los caballos, es decir sus características grupales o aquello que les iguala entre sí, ahora introduciremos, para desarrollarlos posteriormente, los aspectos en que se producen diferencias entre unos y otros, los que propiamente constituyen los elementos para su evaluación

En busca del caballo ideal

Aspectos generales I

Creo, sin temor a exagerar, que los aficionados al caballo nos pasamos la vida entera buscando a nuestro caballo ideal. A veces, los que tienen suerte encuentran animales que se acercan mucho a ese modelo que anhelamos. Cuando así sucede se hacen los mayores esfuerzos para obtener descendencia de ellos, en la que se mantengan o mejoren esas características que tanto nos gustan. Pero eso no es fácil ya que, en las especies dotadas de reproducción sexual, los hijos son consecuencia de unas combinaciones de los genes de los padres que, por lo menos por ahora, no podemos dirigir más que en una pequeña proporción

Las abejas de miel

Un eslabón vital para mantener la biodiversidad

Esta sociedad, cada vez más poblada, más urbana y que sólo ve la naturaleza desde la lejanía, consume progresivamente su espacio vital. Las plantas y los animales deben retroceder ante la contaminación, las transformaciones agrarias, las grandes vías de comunicación, la urbanización desmesurada y otros artificios que el hombre crea en virtud de un desarrollo nada sostenible, un progreso a no se sabe dónde. En este contexto, se habla de forma cada vez más habitual de pérdida de bosques, extinción de especies animales y vegetales, de programas de recuperación de especies amenazadas y recientemente se ha hecho popular el término biodiversidad. Una protección integral de los ecosistemas consiste en respetar todos los organismos que lo habitan, desde los más pequeños hasta los de mayor tamaño, asumiendo que no son entes aislados, sino que se hayan interrelacionados, y que la pérdida de uno de sus miembros puede resultar fatal para aquellos organismos con los que mantenía vínculos estrechos, si se pierde un eslabón se rompe la cadena de la biodiversidad

Cuando bajan los lobos

Desde siempre, la mitología popular ha descrito la relación entre el hombre y el lobo como de mutuo temor. En el caso del hombre por cuanto el lobo representa de maligno e incluso demoníaco. En el del lobo, más bien de miedo y respeto por cuanto el hombre supone de peligro para su supervivencia. A la tradición, que desprecia y prejuzga al lobo como al más cruel depredador, se unen una serie de cambios en su comportamiento que, junto a otras circunstancias, acrecientan la crisis entre los intereses económicos de los ganaderos y el instinto de supervivencia animal. Según cuentan el lobo nunca se deja ver. Algunos ya no pueden decir lo mismo