No consigo saber qué me ha pasado y cómo he llegado a este desconocido lugar. Temo a la oscuridad y a los lugares cerrados. Siento que me falta el aire. Me inquieto. Intento levantarme y me doy un fuerte golpe en la cabeza.

  • ¿Dónde demonios me encuentro?- grito varias veces alzando la voz y esperando a que alguien me responda, pero el silencio impera en este lugar tremendamente frió. Los estornudos comienzan a ser los especiales inquilinos de mi organismo. Tengo una sensación de impotencia que nunca he tenido. No sé qué hacer para intentar salir de aquí.


  • Eh tú, mentecato, eres nuevo y ya vienes molestando, ¿quieres dejarnos dormir en paz? deja de moverte, estornudar, y hacer tanto ruido.


  • ¿Dónde estoy? ¿Qué hago aquí?- preguntó tratando de mantener un tono de voz autoritario.


  • Soy el ‘calabacino’ y al fondo están, tres berenjenas, un pepino y otras hortalizas de menor grado.


  • ¡Alto! - protesta una alcachofa - Porque no seamos de ‘invernadero’ no dejamos de tener la misma condición de hortaliza y más lozanas, que nos criamos al aire libre, ¡Vamos!


  • Esta bien, no discutan yo soy ‘Pichín’ y me gustaría saber donde estoy.


  • ¿Eres el famoso personaje ‘Pichín’, el tomate parlanchín?- pregunta una de las berenjenas.


  • Bueno famoso ¿No sé? Pero si...ese soy yo.


  • Amigo mió estas como todos en espera de ser devorado por uno o varios humanos.- aclara el calabacín.

fuerte ráfaga de luz nos invadió repentinamente y una mano de uñas pintadas color rojo se introdujo por encima de nuestras cabezas, cogió de la bandeja superior un ‘yogurt’, luego de nuevo la oscuridad y el frío. Comprendí que habían abierto la puerta de aquel lugar, pude ver en el exterior un delantal blanco, al fondo unos platos y cubiertos, al tiempo que una racha de calorcillo, con aroma de pollo frito, penetraba audaz. A mi izquierda, en un departamento de la puerta alcancé a ver tres huevos color café con leche y uno blanco. No cabía duda estaba en el temido frigorífico.

  • Bueno ¿Que esperáis aquí todos quietos? ¿A ser trinchados y comidos? ¿No habéis ideado un plan de evasión, un intento por salir de aquí? - Le interpeló Pichín.

Siguió un resignado silencio. Así va el mundo si nadie hace nada por cambiar las cosas todo irá a peor. Pensé para mí.

  • Pichín, no quería ser tan desagradable contigo y haberte dicho lo de antes. Ahora me doy cuenta que tienes razón y que soy un cobarde.- dijo el calabacín.

Un murmullo se formó en el habitáculo, fue la berenjena más grande la que preguntó:

  • ¿Qué podemos hacer? ¿Tienes alguna idea?


  • Quizás esto que propongo podría funcionar: Cuando vuelvan a abrir la nevera si alguno de nosotros se lanza al suelo, al intentar recogerlo dejaran un espacio libre, entonces todos nosotros debemos salir aprisa y saltar hacia la ventana. El problema es quien se sacrifica...

Se hizo un silencio…era lógico quien se precipitara al suelo sería recogido y regresado a su encierro.

  • ¡Yo lo haré!- todos miraron hacia el huevo blanco-. ¡Si!, como al caer me romperé, tardaran mucho más tiempo en recogerme lo que os dará un mayor margen para escapar.


  • Pero quedaras destrozado.- respondieron a coro.


  • Lo se, pero al menos me libraré de ser achicharrado en el aceite ardiendo de la sartén.

El razonamiento parecía lógico y la valentía del ‘huevo blanco’ fuera de toda duda, por lo que visiblemente apenados decidieron aceptar el plan.

Se pusieron en forma y alineados aguardando el momento, que no se hizo esperar, la puerta se abrió, de nuevo entró la cegadora luz y el huevo blanco con decisión se lanzó al suelo, donde quedó desparramado. En ese instante la señora del delantal blanco profirió una maldición y se agachó lo que aprovecharon las hortalizas para salir a toda velocidad alcanzar la ventana y a caballo del viento volar entre nubes.

* * * * *

“Hay situaciones en la vida en que la audacia de unos precisa del sacrificio de otros”


Bibliografía

Pichín, el tomate parlanchin, es un personaje creado por el escritor, Francisco Ponce Carrasco, esencialmente para ilustrar con sus relatos esta vuestra revista: Terralia.

Sus aventuras serán variadas acariciando lo cotidiano. En ocasiones relacionadas con temas agrícolas, lúdicos, esperpénticos con un ligero talante de humor, pero sobre todo humanas y si es posible que inciten a cierta reflexión. Tanto el autor como esta editorial agradecen su lectura y seguimiento en cada publicación.