RAV4

PIENSA EN TU BOLSILLO MIENTRAS QUE VAS POR CAMINOS NO ASFLATADOS

Motor en la hemeroteca

RAV4: PIENSA EN TU BOLSILLO MIENTRAS QUE VAS POR CAMINOS NO ASFLATADOS
El Toyota RaV4 Hybrid une su facultad campestre con la de ahorrar en combustible. Todo ello gracias a su mecánica Hybrida compuesta por un motor gasolina y uno eléctrico.

Volvemos a ponernos a los mandos de un SUV de la mano de Toyota, con la posibilidad de poder escoger entre 2WD y 4WD.

En el caso de Toyota ha sido la primera marca en comercializar un SUV de propulsión Hybrida, por ello el vehículo es pionero en el segmento SUV (es el culpable de la moda que hoy impera) con la mecánica híbrida, de la cual Toyota es el número 1. De este cóctel, sale un verdadero cochazo, cómodo, eficiente y con un rendimiento sobresaliente.

La motorización de la unidad híbrida del RAV4, es un motor de gasolina de ciclo Atkinson de 2.5 litros VVT-i HYBRID de 197 CV de potencia en dos variantes, tracción delantera y tracción total.

La variante de tracción delantera 2WD, tiene un motor eléctrico asociado al eje delantero y la versión AWD, de tracción total, tiene un segundo motor eléctrico de 50 kW que mueve las ruedas traseras de manera independiente al eje delantero gestionado mediante un sistema que Toyota denomina E-Four (+ 3.000€), ya sea con tracción al eje delantero o tracción total rinde en ambos casos 197CV.

Los precios parten de los 30.800€ para el Hybrid Advance, de los 33.500€ para el acabado Feel y de los 37.100€ para el acabado tope de gama denominado Executive.

Nuestra unidad de pruebas incorpora la tracción 2WD, en el acabado Executive y con algunos elementos opcionales muy recomendables y que os detallaremos a continuación.

DISEÑO  

Estamos ante la cuarta generación de RAV4, la primera que incorpora una motorización híbrida. Estéticamente es como sus hermanos de motorizaciones gasolina y diésel, salvo los anagramas de Hybrid y el logo con fondo azul es idéntico a cualquier RAV 4 gasolina o diésel.  En la gama actual se han dado ligeros cambios con los que el RAV 4 se ha rejuvenecido.

 Frontal afilado combinado con una carrocería de líneas angulosas remarcando su musculatura y aspecto robusto; las ópticas delanteras son de tecnología LED; es algo más que un SUV, sin llegar a un todoterreno puro. La trasera como os dijimos en la prueba del RAV4 150 Aniversario es “diferente”, líneas rectas, y con un escalón que va de la luneta a la zona de chapa inferior (totalmente diferente de todos los SUV del mercado)

  En el interior lo primero que notamos es su amplitud, seguido de una comodidad muy conseguida; con el paso de los años ha ganado en habitabilidad, confort y practicidad.

Los asientos delanteros presentan un mullido muy firme, con sujeción lateral y son muy cómodos, después de un viaje de bastantes kilómetros y por diferentes situaciones, no notamos el cansancio. Tiene un puesto de conducción con una visibilidad muy buena en todos los ángulos, gracias a las múltiples configuraciones que se pueden realizar del asiento.

Los materiales y acabados del RAV4  han mejorado respecto a su anterior edición, ahora son de mejor calidad. Tacto suave del volante, terminación mejorada de su salpicadero y costuras realmente bien terminadas.

Debajo de los mandos del climatizador hay una franja de símil con un tacto más suave y que desprendía mayor calidad.

El diseño del salpicadero destaca por su funcionalidad y con todos los mandos ubicados cerca del conductor, sin tener que desviar en exceso la mirada de la carretera.

Respecto a las plazas posteriores, 2 adultos se ubican muy cómodamente con espacio de sobra tanto de cabeza como de rodilla, y con un fondo plano sin la engorrosa intromisión del túnel central para la plaza central. La posibilidad de inclinar los asientos traseros (60/40), le daba un plus de confort. Al abatir el la parte del respaldo central nos encontramos con un apoyabrazos, guantera, posavasos de gran tamaño, muy útil para los que viajan en la parte de atrás.

Con una tercera persona se pierde algo de comodidad pero no mucha. Como es mi caso, y probablemente el de muchos que adquieran este modelo, uno de los hándicaps está en las sillas de los más pequeños. Si llevan isofix, el acoplamiento y desacoplamiento es sencillo y rápido, así como su manejo; sin isofix, gracias a la altura del vehículo se puede poner el cinturón muy fácilmente a la sillita de los niños.

Para terminar abrimos el portón del maletero de apertura eléctrica, pudiendo abrir con el mando del vehículo (perfecto cuando vas cargado). La capacidad del maletero es de 501 litros, casi 50 litros menos que sus hermanos, debido a la ubicación de las baterías, pero que aun así es bastante amplio.

Si lleva el complemento de la red, que equipaba nuestra unidad, podrá llevar el maletero a media carga, sin que ningún bulto sufra vaivenes, o repartir más equitativamente la carga, pudiéndola cubrir con la cortinilla cubre equipajes.

Resumiendo, se trata de un coche muy amplio, familiar, con un rendimiento notable, y que podremos usar para cualquier situación, gracias a esa propulsión híbrida.  Además el RAV4 comparado con sus más directos rivales sale muy bien parado, siendo de los mejores de la categoría.

PRESTACIONES

Tomando como base la estructura mecánica que Lexus ha montado en el NX300h de 2.5 litros de 152 CV de potencia, asociado a otro motor eléctrico de 105 CV, dando una potencia conjunta de 197 CV.

Dispone de tres modos de conducción: EV, ECO y SPORT, que podemos seleccionar a través de tres botones ubicados bajo la pantalla del navegador, en una posición a nuestro juicio mejorable. Y además del cambio normal CVT de base que incorporan todos los híbridos de Toyota, incorpora un cambio Sport sin levas, pero que nos permiten exprimir más nuestro RAV4, sobretodo en carretera.

Antes de entrar en materia, hacemos mención especial al aislamiento acústico, es sobresaliente. Su comportamiento en ciudad es suave y muy silencioso, siendo en esta situación donde el consumo de combustible es más bajo.

Nos metemos en autopista y las modificaciones sobre la suspensión y la dirección hacen que conducirlo sea un placer. Alcanza con suficiencia una velocidad crucero alta, y si somos de utilizar el control de crucero, veremos como el consumo se mantiene contenido.

En carretera gracias al nuevo cambio, el empuje es algo más enérgico, y pisando a fondo, podemos disfrutar de toda la potencia. Si bien es cierto que se va muy seguro a bordo y que la dirección es directa, y obedece, cuando le pedimos algo más de chicha, y decidimos explotar su potencia, tiende a moverse algo más de la cuenta.

Respecto a los consumos, varían respecto a los oficiales, pero vamos como ocurre en el 100% de los casos ya que las homologaciones, están fuera del mundo real. En ciudad conseguimos unos extraordinarios 5,5 L/100 km, en autopista/autovía subió a los 6,8 L/100 km, siendo en carretera donde más consumimos, con 8,7 L/100 km (también es que aquí, nos cortamos más bien poco, y no hicimos conducción eficiente). Todos estos consumos, aunque parezcan altos, están por debajo de los que produciría un diésel con la misma motorización.

EQUIPAMIENTO Y SEGURIDAD 

Los acabados del RAV4 son tres: Advance, Feel y Executive. El acabado de acceso es el denominado Advance que viene la verdad muy completo; incorpora de serie entre otros elementos destacables, llantas de aleación de 17", gestor automático de luces de carretera, sensor de lluvia, Asistencia al arranque en pendiente (HAC).

En materia de seguridad tiene elementos como los sensores de aparcamiento delanteros y traseros, cámara de visión trasera, avisador de cambio involuntario de carril, control de crucero adaptativo, Control Inteligente de Luces de Carretera, reconocimiento de Señales de Tráfico, multitud de airbags o el Sistema de seguridad Precolisión con detección de peatones.

El siguiente acabado es el denominado Feel, que añade o completa el acabado anterior con el sistema Safety Sense, materiales en cuero, llantas de aleación de 18" Feel!, cristal trasero y laterales traseros oscurecidos, faros delanteros Full LED con ajuste dinámico, asiento del conductor con ajuste eléctrico o los asientos delanteros calefactables.

Por último se encuentra el acabado tope de gama denominado Executive, que añade a todo lo anterior llantas de aleación de 18", techo solar eléctrico y los sistemas Detector de Ángulos Muertos (BSM), Alerta de tráfico trasero (RCTA) y Sistema de visión 360º.

Como habéis podido leer el equipamiento desde el nivel más básico, es muy completo.

A FAVOR
Comodidad a bordo
Motor híbrido
Habitabilidad interior

EN CONTRA
El accionamiento eléctrico del maletero
Reposabrazos central muy grande

 

MOTOR, NOTICIAS MOTOR, RAV4, TOYOTA, HYBRID, MOTOR ELECTRICO