X500 aefa 2016

AEFA vista y vivida por sus presidentes

20/02/2018

20 años es prácticamente una generación y también los años que ha cumplido AEFA y sólo cuando este tiempo se ha recorrido de forma inteligente y con mucho esfuerzo se explica cómo se ha podido conseguir tanto en tan aparente poco tiempo.

Durante la celebración de la última Asamblea General de AEFA de fin de año y en el marco de conmemoración del 20 aniversario celebrada el 14 de diciembre en Valencia, los miembros asistentes de las empresas asociadas pudieron escuchar las reflexiones de Francisco Ponce, Francisco Artal, Alberto Morera, Fernando Feliu y Ricardo Villuendas, responsables de las distintas presidencias de AEFA durante todo este periodo de tiempo. Con sus intervenciones dieron en su conjunto no sólo una visión de primera mano de la intensa vida de AEFA, sino las claves ya experimentadas para afrontar con garantías los grandes y apasionantes retos a los que se enfrenta.

Miembros directivos de AEFA

A continuación resumimos en modo de pinceladas las diferentes intervenciones:

 

Francisco Ponce Carrasco, Miembro fundador de AEFA y actual presidente de Honor.

Comenzar no es tan difícil.  Lo “peliagudo” es mantenerse.

Francisco Ponce Carrasco

Ahora hace veinte años, que nos puede parecer un soplo, pero es una parte importante de nuestra vida, cuando regresando de tierras almerienses donde parecía que si una marca no tenía distribuidores, no existías, me empezó a invadir la idea de buscar un nexo de unión entre los fabricantes, en un mercado muy fragmentado, algo confuso y sobre todo disperso.

Siendo persona con estudios de “marketing” y algo soñadora, me sumergí en la búsqueda de un posible nombre para aquella pretendida unión y tras varias reflexiones surgió el acrónimo de AEFA que representa, como todos conocéis: Asociación Española Fabricantes Agronutrientes. Con la idea, nombre y mucha ilusión, comencé los primeros contactos con algunos fabricantes a quienes conocía. Los visité, siendo acogido con positiva expectativa y el resultado fue que al poco tiempo nos estábamos reuniendo, en el Hotel Sidi-Saler, un grupo de 10 fabricantes con radicación en la Comunidad Valenciana.

Con la perspectiva del tiempo (20 años), hemos de reconocer que la iniciativa y el mucho trabajo realizado ha sido todo un éxito, gracias sin duda al esfuerzo de las empresas iníciales y las que se han ido sumando a lo largo de este período de actividad, siempre con ánimo claro de compartir y aportar.

También a todos aquellos que ocupando cargos con mayor o menor implicación en AEFA han aportado lo mejor de sí mismos para que hoy nuestra asociación sea reconocida como: “La voz del sector de agronutrición”.

Como he manifestado en alguna ocasión, me gustaría destacar el aumento importante de la mujer en las empresas que hoy forman el amplio grupo de AEFA, en puestos de responsabilidad; como áreas de laboratorio, logística, desarrollo de productos, dirección empresarial, asesoramiento en campo entre otros y estoy plenamente convencido que este avance social añade una sensibilidad fundamental a la profesión del sector y dan garantía de continuidad.

 

Francisco Artal Such: Presidente de AEFA 1998-2003 (interviene Francisco Artal Huerta).

Un tiempo para la unión y el trabajo.

Objetivo: definir intereses y compromiso de trabajo.

Francisco Artal Huerta

Francisco Artal Such ostentó la presidencia de la Asociación Española de Fabricantes de Agronutrientes entre los años 1998 y 2003, tomando el relevo del presidente constitucional, su colega Francisco Ponce Carrasco. Durante todo este tiempo tanto mi hermano como yo vivimos el ‘nacimiento y primeros años de vida de AEFA’ de una forma muy especial ya que sin estar ninguno de los dos en primera línea, todo lo que acontecía sobre ‘esta nueva asociación’ incluso se hablaba en el seno de nuestra casa.

Conseguido el primer hito de asociarse, sentarse alrededor de la misma mesa y ponerse cara los unos a los otros, tocaba definir los intereses comunes a defender. Una vez definidos los mismos, había que ponerse a trabajar intensamente por ellos. Esto era necesario no sólo para los intereses de las empresas sino también para favorecer al sector agrícola en general y a los agricultores en especial.

En esta etapa vi cómo el número de reuniones era constante y en las consiguientes comidas de trabajo se iba fraguando una estrecha relación entre las distintas empresas de AEFA. Era una época en la que comenzaba la etapa digital. Los correos electrónicos iban desplazando al fax y las nuevas tecnologías iban arraigándose en el día a día del trabajo. Todo esto favorecía la comunicación entre los distintos socios y por cierto, aún tengo guardado algún fax descolorido de aquella época. También fue en aquellos momentos cuando las empresas ya estaban empezando a exportar, implantando laboratorios propios y colaborando con institutos de investigación y universidades. Se estaba gestionando la ‘Marca España’ en el mundo de la agronutrición vegetal.

Aunque el reto de estos primeros años era asentar la asociación y conseguir un compromiso de trabajo de sus asociados, fue este mismo compromiso, y el arduo trabajo realizado, el que originó que otras empresas comenzaran a mostrar interés en asociarse. Así, durante este periodo, el número de asociados pasó de 9 a 16, redundando en una mayor capacidad de trabajo y en una mayor resonancia de AEFA en el mundo agrícola.

Videoconferencias, internet, móviles, globalización,… palabras integradas en nuestro vocabulario de hoy pero que hace 20 años no lo eran tanto. Y como era el comienzo de la época digital y de toma de decisiones, mi padre señaló “digitalmente” a quien sería su relevo en la presidencia de AEFA, Alberto Morera Lleó.

 

Alberto Morera Lleó: Presidente de AEFA 2003-2007

Un tiempo para legislar y regular.

Objetivo: Lidiar batallas legislativas y regulatorias en pro de un sector más competitivo e hiperregulado.

Alberto Morera Lleó

Durante mi presidencia, las principales batallas que teníamos que lidiar eran legislativas y regulatorias. Habíamos dado el paso de unirnos distintas empresas del sector, aupados por las necesidades comunes y por la ventaja que suponía el trabajar juntos por nuestros intereses, así como los del sector agrícola en general. AEFA fue sumando nuevos asociados que veían en el asociacionismo, una herramienta para posicionarse en un mercado cada vez más competitivo e hiperregulado. Téngase en cuenta que, además de las normativas específicas del sector, las empresas debían (y deben) cumplir las normas relativas a la manipulación de sustancias químicas, el transporte de las mismas, las derivadas de la manipulación de materias orgánicas de origen animal, la normativa industrial correspondiente a cada Comunidad Autónoma, normativa medioambiental, etc.

Fueron muchas las reuniones con distintos departamentos de la administración, principalmente del Ministerio de Agricultura en Madrid. En esas reuniones y en muchos debates, intentamos y conseguimos hacer coincidir y aportar soluciones a distintos problemas derivados de la aplicación del Real Decreto 824/2005 sobre productos fertilizantes, el Reglamento CE 2092/91 sobre la producción agraria ecológica y el Reglamento CE 2003/2003 relativo a los abonos. Se daba la circunstancia de que además de tener que cumplir con los distintos reglamentos, en algunos casos había hasta contradicciones entre unos u otros. Tanto es así, que AEFA comenzó a participar en el Comité Técnico 142 de AENOR, cuyo fin, entre otros, consistía en elaborar una norma de etiquetado para los productos fertilizantes. La finalidad era “aclarar” y “sentar cátedra” sobre cómo etiquetar los distintos productos ya que al hilo de los distintos reglamentos, existían dudas razonables sobre la mejor forma de hacerlo. Vaya, que nadie se aclaraba y había que poner orden…

Por esas fechas comenzó a fraguarse lo que era una necesidad a voces en el mercado de los agronutrientes: la producción y comercialización de productos naturales cuya acción iba más allá de la fertilización. Los denominamos en su momento Fortificantes. Los estudios técnicos y científicos sobre estos productos apuntaban a un concepto hasta ese momento nuevo en el sector: la inducción de defensas en las plantas. Los inconvenientes regulatorios eran muchos, ya que los fitofortificantes quedaban entre los dos grupos clásicos de productos autorizados en agricultura: entre los fertilizantes y los fitosanitarios.

En 2007, AEFA realizó un simposium sobre el tema en Valencia, al que acudieron las empresas fabricantes, representantes de la administración, destacadas personalidades del ámbito científico-técnico, agricultores y profesionales del sector, así como otras asociaciones con intereses comunes. Todo ello con un gran éxito de asistencia en un medio rico en intercambio de ideas, opiniones y propuestas. El camino estaba preparado para la futura ley de Fortificantes (que más adelante se llamaron “fitofortificantes”, más tarde “OMDF” y finalmente “MDF”).

 

Fernando Feliu Sendra, presidente AEFA 2008-2012

“Es tiempo de crecer”

Objetivo: Impulsar la asociación y poner los cimientos de una asociación grande y profesional.

Fernando Feliú Sendra

Tuve la suerte de contar como tripulación de este viaje a Rafael Pinyol como vicepresidente, Ernesto Santaballa como tesorero y Paco Soriano como secretario, desde el primer momento. Todos nos implicamos en la asociación y contamos con la inestimable guía y ayuda de Paco Ponce que asistió también a todas las juntas directivas.

Eran tiempos convulsos, acabábamos de entrar en la crisis económica y la impresión que teníamos era que nos iba a afectar duramente, luego nos dimos cuenta que nuestro sector que habíamos pasado sin pena ni gloria en la época de las vacas gordas, tampoco se estaba viendo excesivamente afectado por la debacle económica.

En aquellos primeros pasos detectamos que había empresas que no habían podido ingresar en la asociación y otras que deseaban entrar pero unas normas de ingreso con derecho a veto estaban frenando el crecimiento de la asociación. Uno de nuestros primeros objetivos fue modificar estas condiciones, esto se hizo en dos fases.

Por otra parte teníamos la orden ministerial de fitofortificantes recién entrada en vigor, y la ilusión que produjo en un primer momento se convirtió en inquietud al comprobar que los registros no eran concedidos. Centramos muchos esfuerzos en este tema, con reuniones en Madrid y creación de comisiones para intentar que se estudiasen las solicitudes y se concedieran números de registro, en ese contexto se acordó la entrada en FEIQUE, para buscar el apoyo de la confederación ante la parálisis del ministerio en este y otros temas que nos afectaban.

En febrero de 2010 se produjo la contratación de Luis Roy, que supuso el primer paso para la profesionalización de AEFA. Luis nos sorprendió con su fuerte carácter y trato personal, realizó una gran labor de comunicación de la marca AEFA, a pesar de su fallecimiento, su contribución a AEFA merece que la recordemos.

Se empezaron también las primeras participaciones en los foros europeos, AEFA empieza a asistir a las reuniones del CIRCA en Bruselas donde se debaten las normas y regulaciones sobre fertilizantes.

 

Ricardo Villuendas Seguí: Presidente de AEFA 2011 hasta la actualidad

Época de grandes cambios regulatorios y afianzamiento del liderazgo de AEFA como asociación referente en el sector de los Agronutrientes en España.

Ricardo Villuendas Seguí

En esta última época que ha coincidido con mi presidencia de AEFA, hemos pasado por una etapa compleja y de intensos cambios regulatorios, tanto en el ámbito nacional como a nivel de la legislación Europea, en relación a los Abonos CE, también a la nueva legislación nacional de Fertilizantes, al nuevo RD de MDF y derogación de los OMDF, Sandach, reglamentación Europea de Fertilizantes y Bioestimulantes, producción ecológica y normas UNE, etc. en que las empresas hemos tenido que afrontar durante este tiempo, significativos cambios internos además de fuertes inversiones para intentar cumplir con la nueva situación regulatoria.

Uno de los principales objetivos que se trazó la actual junta directiva al tomar posesión, fue el avanzar en la profesionalización de la asociación ya iniciada por la anterior junta Directiva.

La primera medida que tomamos, fue incorporar a la que es la actual Directora Técnica Dª Victoria Cadahía, para prestar asesoramiento especializado a nuestras empresas, especialmente en asuntos de carácter técnico y normativo.

Como en cualquier época anterior y con talante dialogante, hemos procurado mantener un permanente contacto y proximidad con las administraciones y departamentos del Ministerio de Agricultura, como el área de Fertilizantes y Sanidad Vegetal, así como con las Consejerías de Agricultura de las diferentes CCAA, con el fin de influir en la medida de lo posible, en la toma de decisiones,  actuando en defensa no sólo de los intereses de las empresas de AEFA, sino siendo portavoces también, de los intereses generales del sector.

Hoy podemos decir con cierta satisfacción, que somos una asociación fuerte, con una gran representatividad y liderazgo, ya que las cincuenta y una empresas asociadas, representan el volumen mayoritario en cuanto a la cifra de negocio de todo el sector de los Agronutrientes y Bioestimulantes en el mercado nacional, así como también suponen, una de las mayores potencias comerciales de este sector a nivel internacional.

El empeño que a lo largo de estos veinte años hemos puesto desde AEFA, en reivindicar un espacio propio y diferenciado en relación a los dos grandes bloques regulados tradicionalmente, como son el de los fertilizantes y el de los fitosanitarios, cada vez parece que está más cerca y esperamos que esto se pueda conseguir cuanto antes, con la regulación en Europa de los Bioestimulantes.

Un objetivo prioritario siempre ha sido y seguirá siendo, el dotar del máximo nivel de profesionalización a nuestra Asociación.

Ahora hace un año, (como recordaréis), llevamos a la Asamblea General la propuesta, (que por cierto fue unánimemente aprobada por todos los asistentes), de nombrar a un Director General de la Asociación, con el fin de aligerar la carga de trabajo y obligaciones de la Ejecutiva y sobre todo, con la finalidad de impulsar y desarrollar acciones promocionales y divulgativas encaminadas a poner en valor, nuestras fortalezas, explicando con claridad y razones también, nuestras debilidades.

Durante este último año, se ha hecho esta labor por parte de D. Victorino Martínez, y aunque queda mucho por hacer, es evidente que este es el camino que hemos de continuar desarrollando, para que AEFA y por lo tanto nuestras empresas, estén representadas en los foros en los que se hable o se debata sobre Agronutrientes, Bioestimulantes… o de cualquier asunto que tenga que ver con nuestra actividad.

             ¡¡¡ Si nosotros no lo hacemos, nadie lo hará por nosotros  !!!

Hoy celebramos los 20 años de la constitución de AEFA y he tenido siempre la sensación, a lo largo de estos veinte años, que esta camaradería se ha seguido manteniendo por lo general entre los miembros de AEFA. Este espíritu de amistad y de respeto, lo quisiera seguir invocando para el futuro de nuestra asociación, aunque ya sé que es difícil ‘fusionar’ este deseo, con la dura competencia del día a día en la calle, pero siempre he mantenido que por encima de los intereses deben prevalecer las personas.

Finalmente, quisiera destacar y al mismo tiempo homenajear a los verdaderos artífices del por qué estamos aquí celebrando estos 20 años de actividad y de negocio para nuestras empresas, me refiero a nuestros clientes que son el objeto diario de nuestro trabajo, así como a nuestros distribuidores y colaboradores, y como no, a nuestros empleados, a nuestros equipos de profesionales que son el alma de nuestros negocios y de nuestras empresas.

 

Victorino Martínez Puras: Director General de AEFA en esos momentos

Una Asociación condenada al éxito.

Durante el turno de intervenciones también participó Victorino Martínez como Director General de AEFA en esos momentos.

Victorino Martínez Puras

A principios de año nos propusimos conseguir un Liderazgo en la agricultura Nacional e Internacional, desarrollando acciones que fortalecieran la representatividad, imagen y prestigio, no sólo de la Asociación, sino también, de todas las empresas adheridas, tanto individualmente como de forma colectiva. Hemos dado los primeros pasos en esa dirección y ahora hay que seguir el plan de acción establecido.

El viento sopla a favor de esta Asociación, ha llegado la legislación y regulación de los productos Agronutricionales, las políticas europeas limitan y cuestionan la fertilización convencional dando paso a la fertilización biológica, la PAC y el ‘Greening’ prefieren la aplicación de los insumos bioestimulantes, el cambio climático favorece la utilización de tecnologías más sostenibles y respetuosas con el medioambiente, en los países fuera de Europa y con alto potencial de producción agrícola, los productos de las empresas de AEFA están perfectamente establecidos y demandados.

Queda, por tanto, mucho por hacer pero somos una Asociación condenada al éxito y juntos recorreremos este trayecto. ¡Enhorabuena por cumplir 20 años y que vengan muchos más!

 

Noticias